Archivos Mensuales: septiembre 2011

Hay personas que las acabas de conocer y es como si ya las conocieras de toda la vida. Se genera una conexión especial con ellas que no se puede explicar con palabras. Al rato de conocerlas ya se ha configurado una confianza increíble. Con Oscar y Patri pasó eso, ellos dos son lo que solemos llamar “buena gente” y que te da lo que tienen de corazón.

Patri y Oscar ya estaban casados, además Oscar y yo no nos conocíamos, pues yo no fui su fotógrafo de boda (¡qué pena!), pero no importó, enseguida conectamos de maravilla y cuando decidimos hacer la sesión los dos se volcaron de lleno en el asunto, mostrándome todo su amor y su complicidad.

Ha sido un verdadero placer conoceros y poder compartir una tarde fotográfica con vosotros. Nos lo pasamos genial, nos reímos mucho y, creo que eso se puede apreciar en esta sesión.

Un fortísimo abrazo a los dos. Espero de corazón que os gusten las fotos. Muchísimas gracias. ¡Nos vemos pronto!

Ví como se miraban y saqué la foto. Será una boda maravillosa porque se quieren.

 

Son ya varios años los que se viene repitiendo esta feria medieval en la “Ciudad de los Caballeros” y cada vez con mayor éxito. Es fácil encontrarnos aquí personajes de lo más singular. No necesitamos más que darnos un pequeño paseo por sus callejuelas o por sus plazas para encontrarnos con escenas evocadoras de unos tiempos ya pasados. Pero para mí, como siempre, las verdaderas protagonistas son las personas, esas personas que se esconden detrás de las ropas de época, esas personas que, en definitiva ayudan a dar forma a este gran espectáculo visual.

Esta es un humilde mirada de lo que una tarde ocurría..

 

A diario se cruzan por nuestras vidas personas de todo tipo, de unas apenas nos enteramos, de otras se nos graban algunos detalles, y hay otras, que, por el motivo que sea, nos llegan mucho más allá. Personas como Tito que con su bondad, transparencia, empatía y gran corazón van haciendo siempre amigos. Con ellos no puede ser de otra manera. Últimamente escuchamos a menudo que la gente joven de hoy día no tiene valores, ni conciencia, ni se comprometen, pero si pudiese pedir un deseo, éste deseo sería que en el mundo hubiese más gente como Tito, pues eso significaría que este mundo nuestro sería, sin duda, muchísimo mejor.

Muchas gracias Tito por tu amistad, por tu cercanía y por compartir estas imágenes. ¡No cambies!