Archivos Mensuales: agosto 2018

 

Rapa das Bestas A Capelada 2018-001

Ya en la Edad de Bronce los habitantes de las Tierras Galaicas trataban de domesticar a las bestias. Existían manadas de caballos salvajes en las montañas cercanas a los poblados que dieron lugar a un espectáculo de lo más genuino y que gira alrededor del trabajo de los ganaderos del lugar que, como cada primavera, se despliegan por los montes para, con gritos que imitan a los guerreros de antaño, obligar a los caballos a bajar a los valles. Es una ceremonia ancestral, descrita ya por los romanos hace dos mil años.

“Con cuernos y con gritos acosan a las bestias por los montes hasta lograr acorralarlas. Unas, las sacrifican para comerlas. Otras las doman y les sirven de montura para sus luchas guerreras…”

Esta “ceremonia”, que es tan antigua como Galicia, se repite cada año, y es conocida como “A rapa das bestas”. El rito básicamente consiste en “rapar” las crines de los caballos y luego marcarlos. Estos caballos pertenecen a una raza de pequeño tamaño, pero son robustos y se han adaptado durante siglos a la supervivencia en unas montañas en las que la crudeza del invierno es su única compañía.

La “Rapa” tiene lugar en el cercado denominado “curro”, que no es otra cosa que un recinto entablado dónde se acorrala a los caballos, yeguas y potros. Allí, los hombres con más experiencia, los denominados “agarradores”, mantienen un forcejeo brutal con cada animal, al que acaban reduciendo, para cortarles las crines y/o marcar a los que fuese necesario.

Esta madrugada y ya los días anteriores, los hombres más jóvenes suben al monte para ir juntando a los caballos en un punto estratégico. El rito empieza coa “baixada”, que consiste en la operación de acoso, acorralamiento y conducción de las yeguadas, que van descendiendo poco a poco hasta llegar al curro. En este círculo vallado es dónde se realiza la rapa. La operación de separarlas y elegir el animal es un auténtico hervidero de hombres y de bestias que forcejean y pelean entre sí. Una vez elegido el ejemplar, los hombres tratan de inmovilizarlo, mientras que los demás caballos y potros se defienden revolviéndose, alzándose, coceando y relinchando.

“A Rapa das Bestas” es un espectáculo de extraordinaria fuerza bruta, técnica y vistosidad.

Rapa das Bestas A Capelada 2018-002Rapa das Bestas A Capelada 2018-003Rapa das Bestas A Capelada 2018-004Rapa das Bestas A Capelada 2018-005Rapa das Bestas A Capelada 2018-006Rapa das Bestas A Capelada 2018-007Rapa das Bestas A Capelada 2018-008Rapa das Bestas A Capelada 2018-009Rapa das Bestas A Capelada 2018-010Rapa das Bestas A Capelada 2018-011Rapa das Bestas A Capelada 2018-012Rapa das Bestas A Capelada 2018-013Rapa das Bestas A Capelada 2018-014Rapa das Bestas A Capelada 2018-015Rapa das Bestas A Capelada 2018-016Rapa das Bestas A Capelada 2018-017Rapa das Bestas A Capelada 2018-018Rapa das Bestas A Capelada 2018-019Rapa das Bestas A Capelada 2018-020Rapa das Bestas A Capelada 2018-021Rapa das Bestas A Capelada 2018-022Rapa das Bestas A Capelada 2018-023Rapa das Bestas A Capelada 2018-024Rapa das Bestas A Capelada 2018-025Rapa das Bestas A Capelada 2018-026Rapa das Bestas A Capelada 2018-027Rapa das Bestas A Capelada 2018-028Rapa das Bestas A Capelada 2018-029Rapa das Bestas A Capelada 2018-030Rapa das Bestas A Capelada 2018-031Rapa das Bestas A Capelada 2018-032Rapa das Bestas A Capelada 2018-033Rapa das Bestas A Capelada 2018-034Rapa das Bestas A Capelada 2018-035Rapa das Bestas A Capelada 2018-036Rapa das Bestas A Capelada 2018-037Rapa das Bestas A Capelada 2018-038Rapa das Bestas A Capelada 2018-039Rapa das Bestas A Capelada 2018-040Rapa das Bestas A Capelada 2018-041Rapa das Bestas A Capelada 2018-042Rapa das Bestas A Capelada 2018-043Rapa das Bestas A Capelada 2018-044Rapa das Bestas A Capelada 2018-045Rapa das Bestas A Capelada 2018-046Rapa das Bestas A Capelada 2018-047Rapa das Bestas A Capelada 2018-048Rapa das Bestas A Capelada 2018-049Rapa das Bestas A Capelada 2018-050